El desarrollo intensivo de las telecomunicaciones en la Sociedad del Conocimiento: implementación de la portabilidad numérica en la Argentina

Por María Clara Güida y Ariela Schnitman / Septiembre 2011.

 

En el presente trabajo nos proponemos abordar el impacto que, en el contexto de la Sociedad del Conocimiento, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTICs) tienen sobre las telecomunicaciones; analizando, en particular, la implementación de la Portabilidad Numérica en nuestro país, en tanto elemento central del pilar de desarrollo intensivo de las comunicaciones que toda Agenda Digital de carácter nacional debería contemplar.

  1. INTRODUCCIÓN

En la presente ponencia nos proponemos abordar el impacto que, en el contexto de la Sociedad del Conocimiento, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen sobre las telecomunicaciones; analizando, en particular, la implementación de la Portabilidad Numérica en nuestro país, en tanto elemento central del pilar de desarrollo intensivo de las comunicaciones que toda Agenda Digital de carácter nacional debería contemplar.

Dicho trabajo se enmarca, entonces, en el contexto general de un nuevo tipo de sociedad originado en un importante proceso de innovaciones tecnológicas que ha marcado el ingreso a una nueva Era de carácter digital, donde “el desarrollo imparable de la informática y de las comunicaciones acelera la creación y difusión de conocimientos, impacta transversalmente en toda actividad, cambia las estructuras de las relaciones entre las personas, modifica las organizaciones y revoluciona estructuralmente el modo de crecimiento y competencia de las economías nacionales, reconfigurando el mapa mundial[1].

En otras palabras, la Sociedad del Conocimiento se estructura en base al surgimiento de nuevas tecnologías que provocan cambios radicales como la reducción del tiempo y la quiebra de las distancias espaciales -modificando hábitos y costumbres-; y se caracteriza, fundamentalmente, por la interacción continua, la conexión al instante y el flujo e intercambio inmediato de información. De acuerdo con Martín Becerra, nos encontramos ante un proceso social caracterizado por una progresiva importancia de “la información como insumo y proceso productivo[2], que se encuentra en pleno desarrollo. En dicho proceso, según Manuel Castells, “las condiciones de generación de conocimiento y procesamiento de información han sido sustancialmente alteradas por una revolución tecnológica centrada sobre el procesamiento de información, la generación del conocimiento y las tecnologías de la información[3].

Llegados a este punto, es menester aclarar que la referencia a la Sociedad del Conocimiento no hace alusión a sociedades con más estructuras tecnológicas de información, más expertos, y más infraestructuras, sino que se trata de sociedades donde, en palabras de Karsten Krüger, “las estructuras y procesos de la reproducción material y simbólica de la sociedad están tan impregnados de operaciones de conocimiento que el tratamiento de información, el análisis simbólico y los sistemas expertos cobran primacía frente a otros factores de reproducción como capital y trabajo[4]. En otras palabras, estas tecnologías han cambiado radicalmente los escenarios de acción; sin embargo no influyen, por sí solas, en las conductas de los hombres: el problema radica en el uso que se haga de ellas y en la manera en que se capacite a la sociedad para su uso y para que ésta desarrolle una efectiva participación en las cuestiones de carácter público.

Como afirma Henoch Aguiar, esta nueva sociedad en la que “el principal generador de valor económico es el saber (…) [y] lo más valioso es la interacción (…) encierra una extraordinaria oportunidad de cambio para el país. (…) Si se toman las medidas adecuadas la nueva Era Digital puede ser el momento fundante (…) para generar el salto cualitativo que siempre buscamos, para encontrar definitivamente la senda de la equidad, el crecimiento y el bienestar para todos…[5]. En este sentido, nos preguntamos ¿qué rol adquiere el Estado en tanto promotor de nuevas tecnologías?, ¿qué políticas digitales ha puesto en marcha nuestro país en los últimos años?, ¿cuál es el grado de digitalización y de adecuación de las TIC que posee nuestra sociedad?, y ¿cuál es el grado de acceso real y de participación que los diversos sectores de la sociedad tienen?, entre otras cuestiones.

Entendemos que la implementación de una Agenda Digital constituye una herramienta de gran importancia en la consecución del crecimiento y desarrollo -no sólo económico, sino también político y sociocultural- de la sociedad y en logro de una mayor igualdad e inclusión social. Según Aguiar, “para emprender una estrategia exitosa de país, se requiere ser capaces de generar políticas de Estado, en las que todos concordamos en priorizar algunas grandes líneas de acción (…) La competitividad digital requerirá haber alcanzado un estado de madurez en aspectos diversos, pero todos ellos necesarios y complementarios entre sí[6].

Partimos, entonces, de la conceptualización de que la implementación de políticas públicas digitales, en tanto políticas de Estado[7] permiten modernizar el Estado y aumentar la transparencia del sector público; incrementar la competitividad nacional y reducir las diferencias regionales de desarrollo; aumentar la equidad, la calidad de vida y la igualdad de oportunidades; optimizar la eficiencia de las políticas sociales y; enriquecer las diversas identidades culturales; entre otros aspectos.

Como afirma Aguiar, es necesario que cada nación elabore su propia agenda en pos de organizar las acciones a desplegar con el objetivo de incorporarse con éxito a la Era Digital. Siguiendo a este autor, dichas acciones pueden ordenarse en seis pilares principales, autónomos pero interrelacionados en un plan general. “Educación para la Sociedad del Conocimiento, inclusión a través de lo digital, desarrollo de la economía del conocimiento, legislación digital, gobierno electrónico y desarrollo intensivo de las comunicaciones (son) como las seis columnas de un templo griego: todas ellas indispensables para asegurar la estabilidad y permanencia de la nación digital, sede de la Sociedad del Conocimiento[8].

En tanto “el sector de las telecomunicaciones es el constructor de las rutas que llevan la información [las cuales importan] por lo que comunican[9], el desarrollo intensivo de las comunicaciones adquiere una importancia primordial: se torna imperativo generar -a partir del diseño de una apropiada regulación digital- un clima de inversión y competencia en materia de comunicaciones electrónicas, que ofrezca a la población la mayor conectividad y los mejores contenidos, al más bajo costo posible, aprovechando todos los avances tecnológicos y de servicios. En este contexto, la implementación de la Portabilidad Numérica, en tanto derecho del cliente o usuario, es un paso fundamental en aras de fomentar una competencia más equitativa entre los proveedores de servicios de telecomunicaciones, utilizar más eficientemente la numeración y mejorar las tarifas.

 

  1. ¿QUÉ ES LA PORTABILIDAD NUMÉRICA?

La Portabilidad Numérica es la capacidad que permite al cliente o usuario conservar su número de teléfono al cambiar de compañía. Este servicio que permite a los usuarios de telefonía móvil o fija cambiar de operadores y conservar su número, otorga a los usuarios la posibilidad de seleccionar el proveedor que mejor responda a sus necesidades, incrementando así la competencia en el mercado.

Esta funcionalidad tiene el propósito de fomentar una competencia más equitativa entre los proveedores de servicios de telecomunicaciones, lo cual conlleva un uso más eficiente de la numeración y una mejoría en las tarifas. “Lejos de ser enemiga de los operadores telefónicos, la portabilidad numérica crea un ambiente más competitivo y se convierte en una aliada de la industria al impulsar un nuevo nivel de competitividad, calidad del servicio, innovación y atención al cliente, que les abre las puertas más fácilmente a nuevos usuarios. Los operadores más nuevos o más pequeños se benefician al tener una barrera de entrada menos para competir contra sus rivales, pero todos, incluso los más grandes o los dominantes, ganan con un mercado más abierto y transparente, que estimula la competencia saludable. Todos los operadores pueden ganar, y esto no se debe a la portabilidad en sí misma, sino en su flexibilidad y capacidad de innovación[10].

La

Portabilidad Numérica constituye un derecho del cliente o usuario, e implica el hecho de que cambiar de operador no signifique tener que cambiar de número. Esta posibilidad es fundamental, pues muchas veces el cliente o usuario desiste de cambiar de proveedor del servicio debido a los altos costos -tanto de tiempo como de dinero- que insume publicitar un nuevo número.

De acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones de la Nación, “la portabilidad numérica es una herramienta que permite la utilización más eficiente y no discriminatoria de un recurso limitado del Estado, tal como lo es la numeración (…) es un instrumento regulatorio que coadyuva a la promoción de una competencia equitativa entre los proveedores de servicio de telecomunicaciones y correlativamente viabiliza la libertad de elección de los usuarios, mejorando la calidad del servicio y la reducción de los precios y tarifas que los usuarios pagan por ellos, todo ello en consonancia con el Artículo 42º de la Constitución Nacional[11].

Varios países de América Latina, además del nuestro, ya cuentan con normas que contemplan la implementación de la portabilidad numérica, entre ellos: Brasil (Ley Nº 9.472/97 General de Telecomunicaciones, artículo 19º; Decreto Nº 4.733/03; Resolución ANATEL Nº 460/07), Chile (Ley Nº 20.471/10 de Portabilidad Numérica), Colombia (Ley Nº 1.245/08), Ecuador (Mandato Constituyente Nº 10/08), El Salvador (Decreto Legislativo Nº 379/10 -modificación de la Ley de Telecomunicaciones-), México (Ley Federal de Telecomunicaciones 1995, artículo 44º; Resolución COFETEL, 2007 – Reglas de Portabilidad), Panamá (Resolución AN Nº 1.668/08), Perú (Ley 28.999/07), y República Dominicana (Resolución INDOTEL Nº 156/06).

 

  1. LA IMPLEMENTACIÓN DE LA PORTABILIDAD NUMÉRICA EN ARGENTINA

En nuestro país, el derecho a la Portabilidad Numérica se encuentra contemplado por el siguiente marco normativo:

Resolución 46/97 – Secretaría de Comunicaciones. Telecomunicaciones. Plan Fundamental de Numeración Nacional: Establece el Plan Fundamental de Numeración Nacional (PFNN), con el objetivo de “instituir reglas claras y transparentes que garanticen la competencia efectiva y eviten abusos de posición dominante o distorsiones que puedan desalentar el ingreso al mercado de nuevos operadores, así como fomentar su crecimiento y desarrollo”. En este sentido, sienta las bases para “el adecuado uso y administración de la numeración como recurso nacional limitado, en beneficio de los usuarios y prestadores de servicios de telecomunicaciones”, cuya asignación “no implica propiedad sobre el mismo”, sino que su uso se regirá por la entidad administradora. El PFNN prevé para el futuro la portabilidad de numeración no geográfica para un mismo servicio, así como la posibilidad del cliente de seleccionar el prestador con que esté subscripto, sin modificar su número no geográfico. Para ello, definió tres tipos de portabilidad (entre prestadores de un mismo servicio, entre servicios, y entre localidades)[12] y consagró un procedimiento de asignación de números no geográficos portables[13].

Decreto 764/00. Telecomunicaciones. Desregulación de los Servicios: Dictado con el objetivo de dar competitividad al mercado como un derecho no sólo de los operadores sino, fundamentalmente, del usuario -en tanto eje del sistema-, el decreto pretende establecer “el marco regulatorio integral que regiría la prestación de los servicios en un entorno abierto, “sin restricción alguna”[14][15]. Se compone de 4 reglamentos[16], de los cuales el Reglamento Nacional de Interconexión prevé la implementación de la Portabilidad Numérica.

Resolución 8/2009. – Secretaría de Comunicaciones. Telecomunicaciones. Comisión de Trabajo Ad Hoc – Régimen de Portabilidad Numérica: Crea una Comisión de Trabajo ad hoc, integrada por representantes de la Secretaría de Comunicaciones (SECOM) y de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), con el objetivo de elaborar un anteproyecto de Régimen de Portabilidad Numérica en un plazo de 120 días.

Resolución 98/2010. – Secretaría de Comunicaciones. Telecomunicaciones. Régimen de Portabilidad Numérica: Aprueba el Régimen de Portabilidad Numérica, sobre la base del Anteproyecto del Régimen de Portabilidad Numérica confeccionado por la Comisión de Trabajo ad hoc. Entiende por Portabilidad Numérica a “la capacidad que permite al Cliente cambiar de Prestador de servicios portables, entre dichos servicios, dentro de la misma Área Local del Servicio Básico Telefónico conservando su número, de conformidad con las disposiciones del Plan Fundamental de Numeración Nacional”. Consecuentemente con esta definición, la resolución establece una clara diferenciación entre servicios portables (“son los Servicios de Telefonía Móvil (STM), de Radiocomunicaciones Móvil Celular (SRMC), de Comunicaciones Personales (PCS) y de Servicio Radioeléctrico de Concentración de Enlaces (SRCE) con numeración asignada”) y servicios no portables (“son los Servicios de Telefonía General, Telefonía Local, Telefonía de Larga Distancia Nacional, Telefonía de Larga Distancia Internacional y el Servicio Básico Telefónico”). En este sentido, el documento prevé la implementación de la Portabilidad Numérica sólo “a nivel nacional entre los Servicios de Telefonía Móvil (STM), de Radiocomunicaciones Móvil Celular (SRMC), de Comunicaciones Personales (PCS) y Radioeléctrico de Concentración de Enlace (SRCE), para cuya prestación se utilice numeración asignada en el marco del Plan Fundamental de Numeración Nacional, y dentro de una misma Área Local del Servicio Básico Telefónico”; es decir, que de los tres tipos posibles de portabilidad (de operador, geográfica, entre servicios) sólo se implementará la primera y para los servicios móviles dentro de una misma área geográfica. En los considerandos de la normativa[17], la SECOM fundamenta esta decisión en el hecho de que entiende que “dadas las condiciones tecnológicas actuales la transferencia de números está restringida por cuestiones geográficas, tecnológicas y normativas, y en particular, como toda la numeración incluye el código de Área Local del Servicio Básico Telefónico, no es posible migrar el número a distintas áreas”.

Resolución Conjunta 8/2011 y 3/2011 – Secretaría de Comunicaciones y Secretaría de Comercio del Interior. Cronograma de Implementación de la Portabilidad Numérica: Aprueba el Cronograma para la Implementación de la Portabilidad Numérica, que prevé cuatro fases: 1) de Planificación y Diseño (del 1/12/2010 al 18/5/2011); 2) de Contratación del Administrador de Base de Datos (ABD) (del 19/5/2011 al 27/7/2011); 3) de Implementación (del 19/5/2011 al 30/12/2011); y 4) de Información a los Usuarios (del 10/10/2011 al 30/12/2011).

Resolución 25/2011 – Secretaría de Comunicaciones. Telecomunicaciones. Aprobación. Cambios de numeración: Tiene por objetivo aprobar los cambios de numeración que los Prestadores de Telecomunicaciones deben implementar en un plazo que no supere los dieciocho meses, en aras de evitar la falta de disponibilidad de numeración geográfica en el futuro. Dichos cambios deberán realizarse acordes a un Plan de Migración de Numeración, a través del cual se pueda modificar la situación de la numeración actualmente utilizada en las Áreas de Numeración en una situación de disponibilidad crítica del recurso.

Resolución 1567/11 – Comisión Nacional de Comunicaciones. Servicio Telefónico. Aprobación. Plan de Migración de Numeración: Tiene como finalidad aprobar el Plan de Migración de Numeración, la cual se realizará, para todos los servicios, en tres etapas consecutivas. Este proceso no podrá generar costo alguno para el usuario de ninguno de los servicios involucrados.

Resolución 67/11Secretaría de Comunicaciones. Telecomunicaciones. Régimen de Portabilidad Numérica. Modificación de la Resolución Nº 98/10: Establece las siguientes modificaciones: reemplaza el sistema de devolución de llamada por el sistema de reenvío de llamadas para el caso de los Prestadores de servicios no portables; incorpora plazos de permanencia mínimos antes no contemplados[18]; incrementa los días de plazo para el proceso de portabilidad de 5 a 10; y aumenta el período de interrupción del servicio de telecomunicaciones en el proceso de portabilidad numérica de 30 minutos a 3 horas. Asimismo, aprueba tres documentos anexos, a saber: los Procesos y Especificaciones Técnicas y Operativas; el Pliego para la selección del Administrador de la Base de Datos y el modelo de Contrato; y la Especificación Técnica de Red para la implementación de la Portabilidad Numérica en las redes de Comunicaciones Móviles.

 

  1. TRATAMIENTO DEL PROYECTO DE LEY DE PORTABILIDAD NUMÉRICA EN EL SENADO DE LA NACIÓN

A principios de 2010, la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión y la Comisión de Derechos y Garantías del Honorable Senado de la Nación comenzaron a dar tratamiento a varios proyectos de ley sobre Portabilidad Numérica, a saber: S-0117/09 (Senadores Saadi y Negre de Alonso); S-0885/09 (Senador Viana); S-0965/09 (Senador Pérsico), S-2111/09 (Senador Rached); S-0939/10 (Senador Pérez Alsina).

Luego de cinco meses de trabajo entre los asesores de las distintas fuerzas políticas que componen ambas Comisiones, se elaboró un dictamen unificando todos los proyectos. En el transcurso de dicho proceso se llevaron a cabo diversas reuniones de debate acerca de la cuestión, a las cuales asistieron especialistas en la materia, funcionarios del gobierno nacional, representantes de las principales compañías y de las cooperativas, entre otros[19]. El Secretario de Comunicaciones, Arq. Lisandro Salas fue invitado dos veces y, en ambas, ocasiones faltó a la cita sin previo aviso.

La reunión de Senadores destinada a la firma del dictamen consensuado por todo el arco político fue fijada para el 11 de agosto de 2010. En dicho encuentro, Senadores del oficialismo pidieron, como condición para acompañar el texto, retrasar una semana la firma del mismo para invitar a Salas, comprometiéndose a asegurar la presencia del Secretario y a acompañar el despacho de comisión luego de su visita.

Sin embargo, el 17 de agosto, un día antes de la reunión de Senadores a la que estaba invitado, el Secretario Salas firmó la Resolución 98/2010, razón por la cual el oficialismo consideró innecesario proseguir con el tratamiento del dictamen y no firmó el despacho. Esta circunstancia se dio a conocer minutos antes de la reunión de Senadores, pautada para el 18 de agosto, cuando los miembros de las Comisiones se encontraban dispuestos a firmar el texto conjuntamente trabajado.

  1. PROPUESTAS COMPARADAS

Ahora bien, llegados a esta instancia, es menester comparar ambas propuestas anteriormente mencionadas: la del Gobierno, concretada en la Resolución 98/10, y la del Senado, sintetizada en el texto que nunca llegó a firmarse:

 

  Dictamen HSN Resolución 98/10 y normativa complementaria Observaciones
Tipo de Norma Proyecto de Ley. Resolución de la SECOM. La consagración del derecho en una ley nacional sancionada por el Congreso hubiera permitido garantizar el mismo de manera más amplia e inclusiva.
Objeto Determinar las condiciones, principios, y plazos para la implementación de la portabilidad numérica Establecer los principios y normas reglamentarias que regirán la Portabilidad Numérica
Definición Capacidad que permite a los clientes de los servicios de telecomunicaciones mantener sus números telefónicos cuando cambien de prestador y/o servicio y/o ubicación geográfica en la que reciben el servicio. Capacidad que permite al Cliente cambiar de Prestador de servicios portables, entre dichos servicios, dentro de la misma Área Local del Servicio Básico Telefónico conservando su número, de conformidad con las disposiciones del Plan Fundamental de Numeración Nacional. Mientras que el dictamen contemplaba los tres tipos posibles de portabilidad en la definición misma; la Resolución, por el contrario, limita la portabilidad al área local, restringiendo el derecho que de los clientes o usuarios, otorgado en una primera instancia por el Decreto Nº 764/00.
Alcance Implementación simultánea de la portabilidad numérica para el servicio fijo, móvil, y de números no geográficos. Servicio móvil dentro de una misma área local: “a nivel nacional entre los Servicios de Telefonía Móvil (STM), de Radiocomunicaciones Móvil Celular (SRMC), de Comunicaciones Personales (PCS) y Radioeléctrico de Concentración de Enlace (SRCE), para cuya prestación se utilice numeración asignada en el marco del Plan Fundamental de Numeración Nacional, y dentro de una misma Área Local del Servicio Básico Telefónico”. La Resolución prevé que de los tres tipos posibles de portabilidad (de operador, geográfica, entre servicios) sólo se implementará la primera y para los servicios móviles dentro de una misma área geográfica. Como mencionamos anteriormente, la Resolución plantea una importante limitación respecto del Decreto 764/00, que había consagrado el derecho a la portabilidad para la telefonía fija, móvil y la no geográfica. Es evidente que esta limitación del derecho favorece a los grandes grupos que manejan la telefonía fija, quienes seguirán manteniendo cautivos a sus usuarios.
Costos de Tramitación de la PN Gratuito Cien Pulsos Telefónicos (PTF) por cada portación (aprox. $5). El Dictamen del Senado comprendía que la implementación tardía del derecho no podía acarrear costos para los usuarios.
Plazos de Tramitación Máximo de 10 días. La Resolución 98/10 contemplaba un plazo de 5 días hábiles, que la Resolución 67/11 amplió a 10 días hábiles.
Período de Interrupción del Servicio Máximo de 180 minutos (3 horas). La Resolución 98/10 contemplaba un plazo de 30 minutos, que la Resolución 67/11 amplió a 3 horas.
Comité de implementación y control Integrado por dos representantes de cada Prestador Un representante de la Secretaría de Comunicaciones de la Nación, un representante de la Subsecretaria de Defensa del Consumidor y un representante del Defensor del Pueblo de la Nación La implementación y el control de la portabilidad no deberían estar en manos de las empresas prestatarias. Se debe contar con la participación activa de la Subsecretaria de Defensa del Consumidor y del Defensor del Pueblo de la Nación
Base de Datos De tipo centralizada. De tipo centralizada.
Administrador de la Base de Datos Deberá ser una empresa independiente, sin vínculo societario, directo o indirecto, nacional o internacional, con las empresas titulares de licencias de servicios de telecomunicaciones o  los accionistas que conforman el control societario de las mismas. Deberán ser personas jurídicas independientes de los Prestadores: no podrán ser empresas controladas por ni vinculadas a ningún Prestador.Deberán acreditar experiencia operativa suficiente en la realización de los servicios a prestarse. Ello sin perjuicio de otros requisitos, limitantes y/o incompatibilidades que pudieran establecerse en las bases de la contratación
Plazos de implementación Plazo máximo de 15 meses. Fijados en la Resolución Conjunta 8/11 y 3/11, que establece el inicio de la PN a fines de 2011.
  1. A MODO DE CIERRE

Como se expresó anteriormente, la consagración del derecho a la portabilidad numérica fija, móvil y no geográfica fue introducida en nuestra legislación mediante el Decreto Nº 764/00.

Luego de una década de retraso sin haberse ejecutado la implementación de este derecho, el Poder Legislativo dio impulso a la reglamentación de la portabilidad abriendo el debate de los distintos proyectos y avanzando en el armado de un texto nacido en el consenso. El trabajo en las Comisiones del Senado marcó los tiempos del Poder Ejecutivo en la temática que nos ocupa, llevando al dictado de una Resolución limitante del derecho, luego de un gesto poco republicano y democrático del oficialismo que echó por tierra los esfuerzos por llegar a una ley consensuada.

El Ejecutivo, entonces, avanzó en la implementación de la Portabilidad Numérica sólo “a nivel nacional entre los Servicios de Telefonía Móvil (STM), de Radiocomunicaciones Móvil Celular (SRMC), de Comunicaciones Personales (PCS) y Radioeléctrico de Concentración de Enlace (SRCE), para cuya prestación se utilice numeración asignada en el marco del Plan Fundamental de Numeración Nacional, y dentro de una misma Área Local del Servicio Básico Telefónico”; es decir que, de los tres tipos posibles de portabilidad (de operador, geográfica, entre servicios), sólo se implementará la primera y para los servicios móviles dentro de una misma área geográfica.

Como se desprende de este estudio, la mentada Resolución plantea una limitación al derecho consagrado en el año 2000 que aseguraba la portabilidad en su concepción más amplia posible. La restricción normativa, presente en la definición de los “Servicios de Telefonía General, Telefonía Local, Telefonía de Larga Distancia Nacional, Telefonía de Larga Distancia Internacional y el Servicio Básico Telefónico” como servicio “no portables”, no sólo perjudica profundamente a los clientes y usuarios de los mismos negándoles un derecho que se les había otorgado diez años atrás por una norma de mayor jerarquía, es decir un Decreto, sino que además favorece a los grandes grupos que manejan la telefonía fija, quienes seguirán manteniendo cautivos a sus usuarios.

En conclusión, se ha retrocedido varios pasos en el intento por preservar intereses corporativos cercanos a un gobierno que actúa de modo poco democrático atropellando procesos legislativos amplios y participativos. Se ha perdido una oportunidad histórica para profundizar el camino iniciado con el Decreto 764/00 para garantizar los derechos de los clientes y usuarios.

 

NOTAS

[1] AGUIAR, H. “Introducción” en El futuro no espera. Políticas para desarrollar la Sociedad del Conocimiento. Editorial La Crujía, Buenos Aires, 2007. Pág. 17.

[2] BECERRA, Martín. Sociedad de la Información: proyecto, convergencia, divergencia. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2003.

[3] CASTELLS, M. Internet, libertad y sociedad: una perspectiva analítica. Cataluña, 2001.

[4] KRÜGER, K. “El concepto de “Sociedad del Conocimiento”” en Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, Serie Documental Geo Crítica, Vol. XI, Nº 683, Universidad de Barcelona, 25 de octubre de 2006. Pág. 12.

[5] AGUIAR. H. Op. Cit. Págs. 19 a 21.

[6] AGUIAR. H. Op. Cit. Págs. 30 y 33.

[7] Entendemos el concepto de política de Estado en tanto “conjunto de acciones y omisiones que manifiestan una determinada intervención del Estado en relación con una cuestión que concita la atención interés o movilización de otros actores en la sociedad civil”. En este sentido, la agenda de un país se forma a partir de innumerables problemas que afectan a un cierto número de personas y, que fluyen cotidianamente hacia el gobierno en busca de solución. Asimismo, de acuerdo con Oscar Oszlak y Guillermo O’Donnell, la noción de cuestión remite a “asuntos (necesidades, demandas) <<socialmente problematizados>>. Toda cuestión

atraviesa un <<ciclo vital>> que se extiende desde su problematización social hasta su resolución. A lo largo de este proceso, diferentes actores afectados positiva o negativamente por el surgimiento y desarrollo de la cuestión, toman posición frente a la misma” (OSZLAK, O. y O’DONNELL, G. “Estado y políticas estatales en América Latina: hacia una estrategia de investigación” en Revista Redes, Vol. 2, Nº 4, Universidad Nacional de Quilmes, Argentina, 1995. Pág. 113.) Al igual que para dichos autores (que analizan el Estado Latinoamericano), en nuestro caso y para la perspectiva adoptada en este trabajo, interesan especialmente aquellas cuestiones respecto de las cuales el Estado también toma posición.

[8] AGUIAR, H. Op. Cit. Págs. 15 y 35.

[9] AGUIAR, H. Op. Cit. Pág. 224.

[10] “Portabilidad numérica beneficia a usuarios y operadores” en Medios Millenium, Bogotá, 8 de Junio de 2010. Disponible en: http://www.mediosmilenium.com/sala-de-prensa/16-comunicados-de-prensa/192-portabilidad-numerica-beneficia-a-usuarios-y-operadores

[11] Resolución Nº 8/2009 SECOM (15/01/2009).

[12] Portabilidad entre prestadores de un mismo servicio: permite al cliente cambiar de prestador de servicios en la misma localidad y para el mismo servicio, conservando su Número Nacional. Portabilidad entre servicios: permite al cliente cambiar de tipo de servicio en la misma localidad, conservando su Número Nacional (por ejemplo, cancelar el teléfono fijo y contratar un celular). Portabilidad entre localidades: permite al cliente cambiar de ubicación geográfica dentro del territorio nacional, conservando su Número Nacional.

[13] La presente Resolución diferencia entre Números No Geográficos Portables y Números No Geográficos No Portables. En relación con ello, sostiene que, “en el futuro, el usuario que tenga asignado un Número No Geográfico deberá seleccionar expresamente, y podrá cambiar el prestador con el que esté suscrito sin modificar su Número No Geográfico. (…) Los Números No Geográficos portables se asignan al cliente y éste puede cambiar de prestador de servicio conservando su Número No Geográfico”. Desde este punto de vista, estos números son portables: “se asignan al cliente y éste puede cambiar de prestador de servicio conservando su Número No Geográfico. (…) Los clientes pueden solicitar números específicos al Administrador a través de un prestador de servicio autorizado, el cual presentará al Administrador una solicitud expresa del cliente. En este caso en particular, los números deben ser puestos en operación en un plazo no mayor de 60 días; si no se ponen en servicio antes del vencimiento de este plazo, el número deberá ser regresado a la reserva de números por asignar del Administrador. (…) El número asignado al cliente no se puede transferir a terceros, venderse o negociarse. (…)”. Sin embargo, al entrar en vigor dicha Resolución, los Números No Geográficos pueden ser no portables y, consecuentemente, “mientras no exista portabilidad, el administrador asignará los Números No Geográficos a los prestadores de servicios”.

[14] El 1º de Julio de 1998 el Congreso de la Nación sancionó la Ley Nº 25.000 (promulgada el 22 de Julio de 1998 y publicada en el Boletín Oficial el 27 de Julio de 1998), por la cual se aprobó el Cuarto Protocolo Anexo al Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, adoptado en Ginebra – Confederación Suiza. Esta ley permitió ratificar el tratado firmado por la Argentina con la Organización Mundial de Comercio en 1997 y por el cual se comprometió a abrir la competencia de los servicios sin ningún tipo de restricción a partir del 8 de noviembre del año 2000.

[15] AGUIAR, Henoch. “Desarrollo intensivo de las comunicaciones” en El futuro no espera. La Crujía Ediciones, Buenos Aires, 2007. Pág. 262.

[16] I. Reglamento de Licencias para Servicios de Telecomunicaciones: Establece un régimen de licencia única, abierto, no discriminatorio y con procedimientos de adjudicación transparente, donde los servicios deben prestarse bajo condiciones de regularidad, continuidad, calidad y de manera no discriminatoria. II. Reglamento Nacional de Interconexión: Se afirma que el sistema que regula el acceso a las redes existentes es el eje central del régimen de competencia y que la interconexión constituye un derecho del usuario. Se debe evitar abusos de posiciones dominantes o barreras de entrada que distorsionen el mercado; permitir la efectiva incorporación de nuevos prestadores y la diversificación de la oferta de servicios de buena calidad, a precios accesibles, en beneficio de los usuarios; y generar condiciones transparentes y no discriminatorias que garanticen el acceso y la libre elección del usuario. Se contempla la implementación de la portabilidad numérica, definida como “la capacidad que permite a los clientes mantener sus números cuando cambien de Prestador y/o de servicio y/o de ubicación geográfica en la que recibe el servicio, de acuerdo a las disposiciones del Plan Fundamental de Numeración Nacional” y como un derecho del cliente o usuario”. Establece que la Secretaría de Comunicaciones -en tanto Autoridad de Aplicación-, junto con la Secretaría de Defensa de la Competencia y del Consumidor, debe analizar “los plazos y condiciones económicas que permitan iniciar la modalidad de Portabilidad de Números”, y las “condiciones en que los Prestadores proporcionarán la Portabilidad de números entre ellos, entre servicios y entre áreas geográficas conforme los siguientes supuestos: a) Cambio de Prestador de red telefónica fija, cuando no haya modificación de servicio ni de ubicación física del cliente; b) Cambio de Prestador de red telefónica móvil, aunque cambie la modalidad del servicio prestado; y c) Cambio de Prestador para los servicios de red inteligente, incluyendo los servicios de numeración personal, cuando no haya modificación de servicio…”. III. Reglamento General del Servicio Universal: Pretende asegurar el acceso de los habitantes de la Nación a los servicios esenciales de telecomunicaciones, sin importar sus circunstancias económicas, localización geográfica o limitaciones físicas, para lo cual se establece el Servicio Universal. IV. Reglamento sobre Administración, Gestión y Control del Espectro Radioeléctrico: Busca garantizar “la asignación competitiva del espectro radioeléctrico, como vehículo que asegure la libre elección de los consumidores, así como la publicidad de las asignaciones que se efectúen”.

[17] Asimismo, la misma establece que: el modelo de Portabilidad Numérica aprobado será el de Base de Datos Centralizada; el sistema será el de Consulta de Todas las Llamadas (All Call Query); y los prestadores de los servicios no portables utilizarán el sistema de Devolución de Llamadas (Call Drop Back – Return to Pivot), pudiendo acceder al sistema de Consulta de Todas las Llamadas (All Call Query). Por otra parte, la resolución establece la creación de un Comité de Portabilidad Numérica, integrado por dos representantes, un titular y un suplente, de cada Prestador de servicios portables. Entre las funciones de dicho Comité se cuentan las de “definir los Procesos y Especificaciones Técnicas y Operativas de la Portabilidad Numérica…”; “elaborar el pliego para la selección del Administrador de la Base de Datos y el correspondiente contrato”; “coordinar y supervisar el proceso de implementación y funcionamiento de la Portabilidad Numérica”; “poner en conocimiento de la Autoridad de Control las irregularidades que se detecten en relación a la Portabilidad Numérica”; entre otras. Finalmente, el documento estipula que el Proceso de Portabilidad Numérica será iniciado a solicitud expresa del Cliente al Prestador Receptor (hacia el cual es transferido un número determinado como resultado del Proceso de Portabilidad Numérica) y no podrá ser mayor a 5 días hábiles. En virtud de ello, la resolución indica que: el cliente podrá portar su número cuantas veces quiera, según sus necesidades y conveniencia; el cliente deberá cancelar o acordar un plan de pago para las deudas provenientes de la utilización del servicio y sus intereses punitorios, de corresponder; aclarándose que esta circunstancia no debe suponer una barrera artificial para la Portabilidad Numérica; al cliente se le podrá cobrar hasta un máximo de 100 Pulsos Telefónicos (PTF) por cada portación realizada; al cliente no se le podrán establecer plazos mínimos de permanencia; y una vez iniciado dicho proceso, el Prestador Donante (desde el cual es transferido un número determinado como resultado del Proceso de Portabilidad Numérica) no podrá realizar prácticas de retención del Cliente que lo hubiere solicitado.

[18] “No se podrán establecer plazos mínimos de permanencia con el Prestador Receptor mayores a SESENTA (60) días contados a partir de que el número está efectivamente portado”.

[19] En la reunión del 9 de junio de 2010 estuvieron presentes María Fernanda Lacey -en representación de la Unión de Usuarios y Consumidores (UUC)- y Henoch Aguiar; mientras que en la del 24 de junio lo hicieron Roberto González -representante del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (COPITEC)- y Andrés Hintze -representante de la Cámara Argentina de Telefonía IP y Comunicaciones Convergentes (CATIP)-; y, finalmente, en la reunión del 30 de junio lo hicieron Roberto Capellán -Presidente de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (CICOMRA)-, Leonardo Waingarten -representante de la Cámara Argentina de Internet (CABASE)- y Rubén Flaminio -representante de la Federación de Cooperativas de Telecomunicaciones de la República Argentina (FECOTEL)-.

 

Anuncios

Acerca de mariaclaraguida

Profesora de Educación Media y Superior en Ciencias de la Comunicación Social (UBA). Especialista en telecomunicaciones y políticas públicas de información y comunicación. Docente e investigadora. Asesora en el Honorable Senado de la Nación. Ver todas las entradas de mariaclaraguida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: